lunes, 27 de octubre de 2014

Bilbao (parte II)

Hola hola!!! Seguimos con la segunda parte de nuestro viaje

Como ya os comenté antes el hotel lo teníamos en Barakaldo así que al día siguiente antes de coger el metro para el centro, desayunamos por la zona.

Después de Bilbao, Barakaldo es el municipio con más habitantes de Vizcaya, pasó de ser un municipio industrial a convertirse en una zona de servicios. Es una zona tranquila, llena de bares y restaurantes, tiendecitas, centros comerciales(megapark y max center)zonas peatonales, espacios verdes... tiene hasta un jardín botánico!! Tiene dos paradas de metro, una en el centro de Barakaldo y otra junto al Bilbao Arena o el BEC ( Bilbao Exhibition Center) llamado Ansio.


Nosotros estábamos más cerca de Ansio aunque por las noches alguna vez nos bajamos en Barakaldo para pasearlo un poco.  (Esta foto la sacamos esa mañana desde la habitación del hotel)



En cuanto al metro, cada viaje cuesta 1,50-1.75 €, para sacar el billete debes seleccionar la parada en la que quieres bajar y dependiendo de las zonas que atravieses vale más o menos. Nosotros para estos dias sacábamos el abono de un día entero para viajes ilimitados por 4.60 € que si haces aunque sólo sean 3 viajes ya te compensa.

La primera visita de esa mañana estaba reservada para el museo Guggenheim. La entrada ya la habíamos comprado para evitar colas  a través de su página web, cuesta 8 € y a mayores 2 € de audioguía ( que aunque reconozco que nunca cogemos audioguía esta vez fue de mucha utilidad).

El Guggenheim es un museo de arte contemporaneo, diseñado por Frank O.Henry, el arquitecto que le dio esa forma tan característica, con formas curvilíneas y retorcidas, cubiertas de planchas de titanio y cristal.


Vale la pena tomarse tiempo y recorrerlo con calma, contemplar su arquitectura desde el interior, interactuar con las esculturas de algunas de sus salas (como las siete figuras de la materia del tiempo), dedicar un tiempo a la sala de film&video, que es una sala que está permanentemente dedicada al vídeo y a la imagen en movimiento aunque sus obras cambian. En el momento que nosotros fuimos estaban proyectando "the visitors" del artista canadiense Ragnar Kjartansson. IMPRESIONANTE! 9 pantallas individuales, en cada una un personaje, en principio parecen historias independientes, pero según avanza la música se van enlazando entre si, muy emotivo de verdad, se me puso la piel de gallina estando allí!

En las plantas superiores hay exposiciones de cuadros y esculturas, en las que junto con la audioguía, aprendes muchas cosas sobre la forma de ver la vida de los artistas creadores de las obras.

Existe la opción de cambiar la audioguía por una de exterior en la entrada, en el punto de información (de forma completamente grauita). De esta manera puedes recorrer la parte exterior del museo y seguir conociendo detalles de las obras exteriores, como el perro o la araña.

Después de salir del museo nos fuimos hasta la otra orilla del río, desde donde se observan las mejores vistas del museo en su conjunto y también la torre enorme de cristal de Iberdrola. Luego de vuelta hacia la plaza Moyúa paramos a reponer fuerzas.


Desde la plaza  Moyúa parten varios ensanches, o calles peatonales, nosotros tomamos la calle Ercilla hasta llegar a la alameda de Urquijo donde si nos dirigimos a la izquierda de la calle nos encontramos con la Alhóndiga,un edificio que antiguamente era un almacén de vino y hoy es un centro de cultura y ocio muy original, y si nos diigimos a la derecha llegamos al estadio de fútbol del Athletic de Bilbao, el estadio del San Mamés

Desde San Mamés si seguimos por la avenida de Sabino Arana Etorb llegamos a la plaza del sagrado corazón y detrás está el parque de Doña Casilda, que es una zona muy bien cuidada y preciosa, llena de fuentes y esculturas en la primera zona, y más abajo hay un estanque enorme con patos y cisnes.

Saliendo del parque volvemos a la gran vía de Don Diego López de Haro, que atraviesa de nuevo la plaza Moyúa, y en esta calle comercial encontramos edificios importantes como por ejemplo el palacio foral y detrás una biblioteca de cristal , la biblioteca foral.

Al final llegamos a la plaza circular,donde está la torre del Banco Bilbao y también está la estación de metro de abando, que también es estación de tren y pequeño centro comercial. Desde este punto podemos bajar un poco la calle Hurtado de Amezaga hasta llegar al teatro de los Campos Elíseos.

Si volvemos a la estación de Abando y cruzamos el puente que hay detrás, volvemos a estar de nuevo en el casco viejo de la ciudad. Como veis es muy fácil de recorrer, está muy bien organizado todo.

Nos encantó Bilbao, tuvimos la inmensa suerte además de que hizo un tiempo inmejorable, una calor propia de un día de verano y eso anima a pasear. Además todo el mundo fue muy amable y simpático, Volvimos maravillados!! y ya estamos deseando volver!!! 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...