lunes, 20 de enero de 2014

Zumos de frutas y hortlizas

Hola a todos!!! otro Lunes, una semana más... Qué rápido pasan los días no??? Hoy os quiero hablar de los zumos de frutas y verduras, de como benefician nuestra salud y en que se diferencian de los que compramos en el súper.

Los zumos de frutas son una fuente de energía para nuestro organismo, ya que se componen de azúcares fácilmente asimilables y además complementan y equilibran nuestra alimentación, ya que sus vitaminas, enzimas y aminoácidos nos protegen contra muchas enfermedades. Desintoxican, regeneran, fortalecen, depuran y ayudan a reconstruir nuestras células. De todas formas, la fruta se recomienda consumirla también entera, ya que así nos beneficiamos también de la fibra que contiene y su pectina (una sustancia que ayuda a la digestión) se absorbe mejor al consumir la fruta entera.


Sin embargo, las hortalizas, indispensables en nuestra dieta ya que ayudan a que nuestros músculos, tejidos, glándulas y órganos se mantengan fuertes y sanos, son más difíciles de digerir cuando se ingieren enteras. Son más pesadas y se descomponen con mayor lentitud que las frutas. Al tomar zumos de hortalizas, el cuerpo recibe casi el 100% de los nutrientes que contienen.
He leído un libro, "Zumos que curan, de Sarah Williams",  que ya en su introducción nos dice : " El sabor de una fruta jugosa es una de las sensaciones más agradables que experimenta el ser humano cuando se alimenta".  De este libro he sacado información, no solo de la historia de los zumos, sino tambien de las composiciones de las frutas y sus beneficios.

Además de nutritivos los zumos son sumamente agradables al paladar y la bebida más idónea para aplacar la sed, ya que, cualquier zumo natural no es otra cosa que agua, que junto con sales minerales, vitaminas, enzimas y aminoácidos, le aporta un sabor delicioso. Es un alimento ideal para sustituir los refrescos, el café...  Las virtudes de las plantas, tanto alimentícias, como curativas, se encuentran en sus jugos. 


Los zumos de frutas se conocen desde la antigüedad, como por ejemplo el aceite de oliva, utilizado no solo para consumirlo como aliño sino también como medio de conserva de otros alimentos como quesos, pescados... Ya lo usaban en Oriente Próximo para ungir a sus Reyes, y los griegos y Romanos a sus atletas.
El mosto, o zumo de uva, que con su fermentación se dio origen al vino, conocido desde hace mas de 4.000 años, o el zumo de manzana con el que los celtas y egipcios elaboraban la sidra.

No fue hasta tiempo después, a mediados del siglo XVIII que volvieron a a estudiarse los principios curativos de las plantas con criterio científico,  las propiedades de los zumos de frutas, verduras y hortalizas. Hoy en día se sigue investigando e incluso se extiende a productos desconocidos en nuestro país, como los jarabes de sabia.

Los zumos vegetales llevan disueltos los principios activos de las plantas, de esta manera son mucho más asimilables por el organismo y nos ayudan a combatir muchas enfermedades ( en algunas enfermedades no basta simplemente con tomar el zumo, pero es beneficioso tomarlo como suplemento). Nos ayudan a suplir las carencias nutritivas mucho más rápido ya que podemos tomar más cantidad y el organismo absorbe los nutrientes más fácilmente. Es más cómodo de tomar para personas con dificultad a la hora de masticar y más asimilable para aquellos que padecen de mala digestión.


En cuanto a los zumos industriales, según el Código Alimentario, los zumos industriales no deben contener conservantes, endulzantes ni colorantes sintéticos. A los más espesos pueden añadirles agua y a los más ácidos hasta un 40% de jarabe que consista en una mezcla de agua y azúcar.

Para compensar la perdida de vitaminas durante la pasteurización si que se les permite añadir vitaminas sintéticas. La siguiente imagen nos muestra los ingredientes de un zumo de melocotón, como veis  para corregir su acidez, su color y conservarlo mejor han utilizado vitaminas artificiales.


Otro término que se aprecia en la foto es "a partir de concentrado", eso quiere decir que le han añadido agua para hacerlo menos espeso. 


El zumo que hacemos en nuestra casa, con exprimidor, batidora o licuadora es diferente del envasado que se vende en los supermercados, ya sea concentrado o no. En primer lugar, es absolutamente fresco, no está pasteurizado ( sometido a calor ) por lo que conserva vivas todas las células básicas para la salud y por último, los zumos naturales son puros, sin aditivos ni conservantes,si se toman inmediatamente después de prepararse contienen casi el 95% del valor nutritivo de la fruta o la hortaliza.

Es importante que la fruta y verdura este perfectamente lavada y desinfectada antes de hacer el zumo..

El contenido de vitaminas en las frutas es muy importante debido a la creciente deficiencia de éstas en los alimentos. Podemos encontrar en mayor proporción la vitamina A, el complejo B (B1, B2, B6, B12), antioxidantes como la vitamina C y E, la vitamina D que ayuda a la fijación del calcio, la vitamina K o antihemorrágica, la P y la Pp; en menor proporción tenemos las vitaminas B3, B15, B17, H, la cholina, el inositol, el ácido fólico, el ácido pantoténico y la carnitina, sin olvidarnos del agua que actúa como catalizador de las reacciones químicas del cuerpo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...