jueves, 23 de mayo de 2013

Nuestro viaje a Lisboa

Hola a todos!! ayer no me dio tiempo a escribir todo lo que quería contaros sobre Lisboa, así que de hoy no puede pasar.

Lisboa es una ciudad preciosa, llena de cosas maravillosas, con un encanto antiguo especial, a la vez es moderna, cómoda, sencilla a la hora de descubrirla... estoy y estaré eternamente enamorada de esta ciudad!!!




Supongo que la manera más comoda de llegar es en avión, ya que en una hora estás pisando suelo luso. Pero nosotros decidimos ir en coche, estuvimos un fin de semana muy corto, ya que son casi siete horas de viaje desde aquí ( La Coruña).

Lo primero que hicimos al llegar fue parar en el estadio del sporting de Lisboa, porque nos lo encontramos de camino, y porque hace años Diego estuvo en este estadio viendo un concierto de AC/DC y nos hacia ilusión verlo de nuevo. Cerca está el estadio del Benfica, así que nos acercamos a verlo también.

De camino al centro nos encontramos con el centro comercial "campo pequeno" que es impresionante. está construido bajo una plaza de toros. El centro comercial a lo mejor no tiene grandes tiendas, pero a mi me parece un edificio precioso. Hay una estación de metro, la linea amarilla pasa por ahí, así que si queréis conocerlo es muy fácil llegar. Mismo desde ahí podemos cojer el metro y llegar hasta la estación de Méarqus de Pombal, donde se puede hacer transbordo hacia la linea azul que nos llevara al centro, pero yo os recomiendo que salgáis en la estación y lleguéis andando al centro.


La plaza de Marqués de Pombal esta en una rotonda donde se erige una enorme estatua de dicho personaje. Los edificios que la rodean son principalmente las sedes corporativas de empresas importantes, grandes cadenas hoteleras y bancos portugueses. Detrás está el parque de Eduardo VII, el más extenso de Lisboa y en cuyo jardín botánico hay una estatua de gran interés turístico: La estufa fría.

Para ir hacia el centro debemos caminar por la avenida da libertade, que se construyó teniendo como referencia los campos elíseos de París. Hay un monumento en medio en honor a los que perdieron la vida durante la I Guerra Mundial.( monumento aos mortos da grande guerra). Es una gran avenida, con cinco carriles de cada lado, llena de elegancia, con fuentes y aceras dibujadas. A su alrededor están algunas mansiones  de la época, como por ejemplo el cine " tívoli" que aún conserva su kiosko en la entrada, y tiendas de lujo como Armani, Dolce & Gabanna...

Al final está la plaza de restauradores,  con un gran obelisco en medio que representa la liberación del dominio español. Siguiendo recto nos encontramos con la plaza del Rossio, rodeada de tiendas, bares y restaurantes. Está llena de vida!! Una de las cafeterías mas famosas es " Nicola" . Ahí podemos encontrar el teatro nacional y la estación de tren del Rossio, que es espectacular!! La época en la que fuimos era muy calurosa y la verdad es que daba gusto pasear por alli entre sus fuentes. Y de noche está preciosa!!


Por un lateral de la plaza podemos acceder a la plaza de la Figueira, y si seguimos de frente ya estamos en la rua  Augusta,  rua de la plata... una zona peatonal, comercial, donde hay un montón de tiendas donde comprar recuerdos, tiendas del grupo Inditex, el centro comercial del chiado.... Por esta zona, desde el Rossio, hay una amplia opción de hoteles y restaurantes para comer.


Al final está la plaza del comercio, también conocida como torreiro do paço, porque ahí se asentaba el palacio real, que se derrumbo con el gran terremoto. Fue también escenario de uno de los acontecimientos mas importantes de Lisboa, la revolución de los claveles (una rebelión sin derramamiento de sangre por parte las fuerzas armadas, para derrocar el gobierno de Marcello Caetano).

De frente está el rió Tajo y la estación de Cais de Sodre, desde donde se pueden tomar barcos para cruzar al otro lado y hacer recorridos fluviales, o también tomar el metro que nos lleve hasta Belém.

Por un lateral de la plaza podemos caminar hasta la catedral de Lisboa, la Sé, y ahí tomar el tranvía que nos suba hasta el barrio de Graça ( el 28 ), donde hay un mirador al lado de la iglesia con el mismo nombre, desde el que se puede ver toda la ciudad y el castillo de San Jorge. Hay dos miradores al lado de la Iglesia de Santa Luzia, donde también nos deja el tranvía 28: El de portas de sol, desde el que podemos ver el convento de san Vicente y todo el barrio de alfama y el mirador de Santa Luzia, con vistas parecidas, pero con el suplemento de estar en un jardín y bajo una parra.

Desde el castillo de San Jorge y el Panteón nacional también podemos comtemplar las vistas de la ciudad, solo que hay que pagar la entrada. El Panteón Nacional se construyó con la idea de que fuera la iglesia de Santa Engracia, en su interior se encuentran las tumbas de portugueses ilustres y recordatorios ,ofrece unas vistas diferentes al barrio de la Alfama y a la Feira da Ladra, un rastro que se celebra los sábados y en el que se puede encontrar de todo.


Volviendo a la zona de la Baixa, cerca de la rua augusta esta el elevador de Santa Justa. Desde arriba atravesando una pasarela podemos ver las ruinas del convento do Carmo, y acceder al Barrio Alto, que representa la Lisboa alternativa y es el mejor lugar de la ciudad para escuchar fados. Por sus calles abundan los graffitis y la ropa tendida. Para llegar hasta el Barrio Alto podéis tomar la Rua Misericordia.



El Chiado, un poco mas abajo, es un barrio elegante y bohemio. Fue totalmente reconstruido tras el incendio de 1998 . Desde la plaza de Luis Camoes, parte la rua Garret, que siguiéndola hasta el final encontramos en centro comercial que nos comunica de nuevo con la zona de la Baixa, y bajo este está la estación de metro.


En la calle Garret, encontraremos el café  "A Brasileira", muy famoso ya que el este cafe antiguo Fernando Pessoa se sentaba a escribir, de hecho han puesto su estatua en bronce sentada en una de las mesas de la terraza.

También esta en mirador de San Pedro de Alcántara. y un  más arriba esta la Basilica da Estrela, con su jardines. Nosotros no llegamos a verla, pero por lo que he visto y leido es asombrosa!! queda bastante a desmano.


De nuevo en la Baixa, podemos tomar el metro de la linea azul, y visitar por ejemplo el zoo (jardim zoologico), en el que hay espectáculo de leones marinos, delfines... y un montón de animales, que ademas pueden verse desde  muy cerca (girafas, elefantes, tigres, hipopotamos, flamencos, cocodrilos...). La entrada es de 18€ los adultos y de 12,5€ los niños de 3 a 11 años.

También  podemos buscar la combinacion de metro que nos lleve a la linea roja para llegar a la estación de oriente (tren, metro y bus), que es impresionante, y allí visitar el campo de las naciones, un lugar de ocio construido por motivo de la expo de 1998, donde esta el oceanario, el segundo acuario mas grande de Europa, los jardines del agua, el teleférico... y el puente mas largo de Europa, el de Vasco de Gama, de 17 km.

El oceanario tiene un monton de estanques, con tiburones, rayas, hay hasta nutrias y pingüinos! la entrada es de 16€ para los mayores de 12 años, incluye la visita a sus exposiciones.


Yendo hacia las afueras, lo que no puede faltar en vuestra visita es Belem, donde esta el monasterio de los Jerónimos, la torre de Belem (construida tras el primer terremoto como agradecimiento a Dios) y en monumento a los descubridores (para honrar a todos los que partieron buscando nuevas tierras y riquezas, como Vasco de Gama). Los famosos pasteles de Belém, los fabrican allí, y hay una cafetería donde puedes ver a través de un cristal como los hacen y probarlos allí acompañados de un buen café, en uno de sus salones de azulejo siempre a tope de gente. Es un lugar muy visitado, incluso por famosos, si podeis yo os recomiendo que paseis un rato alli dentro, que los tomeis alli, porque aunque se pueden comprar para llevar, es muy distinto tomarlos rodeados de un ambiente tan portugués.


Entre Belem y Lisboa está el puente 25 de abril (fecha de la revolución de los claveles), muy parecido al de San Francisco, a través de el podemos cruzar al otro lado, donde están las playas, la costa da caparica. También esta el cristo gigante, como el que está en Brasil.


Si todavía os queda tiempo, hay tres lugares mas allá de Belém que merece la pena visitar: Estoril (con un gran casino, un velódromo y una playa preciosa), Cascais ( esta la boca do inferno, donde el mar entra a través de las rocas y sale despedido hacia el cielo) y Sintra.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...